REPORTAJE DE BODA PARÍS

“Si la vida me diera la oportunidad de nacer de nuevo

volvería a elegirte, volvería a cruzarme contigo, volvería a pedir que tus besos fueran como lo son ahora…”

Despertamos pronto un día soleado en pleno Agosto en París y al asistir a la casa de los novios fueron llegando familiares y amigos que tomando un aperitivo entre risas, se preparaban para el gran día.

El novio salió casi una hora antes como manda la tradición.

La novia, en la espera, aprovechó para retratarse en fotografías de forma poco habitual y un tanto divertida.

Marlena y Guillaume son pura vida.

Adoran viajar y contar anécdotas curiosas. Son hogareños pero siempre están dispuestos a rodearse de amigos y festejar el momento con un buen queso francés y el mejor de los vinos como buenos parisinos.

A las 16H00 se celebró la ceremonia en la Iglesia Saint Sulpice en Saint-Sulpice-de-Favières -a las afueras de París-.

Un coro gospel los acogió con las canciones más conocidas y emotivas de las clásicas películas románticas al más puro estilo hollywoodense.

Al finalizar la ceremonia con un beso apasionado y al son de “Oh happy day!” nos dirigimos al recinto de Ségrez.

Allí esperaba el coctel de bienvenida en un entorno natural espléndido.

El Castillo de Ségrez construido en el siglo XVIII destacaba en la naturaleza diseñada por el botánico y horticultor Pierre Alphonse Martin Lavallée.

Entre juegos y risas se desarrolló una cena repleta de amistades y familiares que no dejaron de sonreír.

¿Y el baile? El baile duró hasta el amanecer…

 

Entrega

Y así fue la entrega de unos novios que se casaron en pleno Agosto en París. Albergando viajes y recuerdos, compartiendo los mejores momentos con sus amistades, anécdotas con familiares, y su amor reflejado el uno en los ojos del otro.



“Des yeux qui font baisser les miens. Un rire qui se perd sur sa bouche

Voilà le portrait sans retouche. De l’homme auquel j’appartiens

Quand il me prend dans ses bras, Il me parle tout bas

Je vois la vie en rose, Il me dit des mots d’amour

Des mots de tous les jours, Et ça me fait quelque chose

Il est entré dans mon cœur, Une part de bonheur

Dont je connais la cause, C’est lui pour moi,

Moi pour lui dans la vie Il me l’a dit, l’a juré

Pour la vie. Et dès que je l’aperçois

Alors je sens en moi Mon cœur qui bat.”

Canción: “La vie en rose”

Edith Piaf


Si quieres un recuerdo único…