REPORTAJE DE BODA EN HONDARRIBIA

Onintza & Joseba

Todo planificado al milímetro.

El novio debía estar en la Iglesia del Junkal de Irún al menos 15 minutos antes de las 12H00.

La novia llegaría diez minutos después y la ceremonia se celebraría a en punto.

Y al llegar de San Sebastián, el novio se cruzó con la novia.

Ella agachada para esconderse en el coche oficial y su hermano, el conductor salió

para ocultarla situándose de frente al novio para que al pasar en coche no la viera.

Él, muy pícaro, se asomó pero no consiguió apreciar más que un detalle de su vestido.

Poco después llegó el novio a la Iglesia y ella, salvando ese pequeño contratiempo, salió resplandeciente.

La peluquera, Karmele Albistur, asistió a su casa para crear un peinado al estilo romántico.

El mayor de sus niños se puso el tocado de una de las invitadas mientras preparaban a su madre.

Los niños, Hugo y Erik llevaron las alianzas a sus padres en un trenecito.

Fue de lo más original.

Son una familia fantástica, de esas que no pierden la sonrisa pase lo que pase.

Ser fotógrafo de boda te hace formar parte de su historia.

La vives desde los detalles más íntimos.

Las emociones a flor de piel, los besos y abrazos que tanto se anhelan en la distancia,

las palabras que cobran más valor en persona que por vía telefónica o mensajes…

Es un día en el que los sentimientos se expresan sin miedo, y las sensaciones se multiplican.

El banquete se celebró en El Restaurante Sugarri del Hotel Rio Bidasoa en Hondarribia.

Tuvieron tantos detalles con los invitados que les costaba sentarse para comer.

Las canciones elegidas nos ponían la piel de gallina a todos los presentes.

Desde El Rey León hasta Bruno Mars.

Además todos los invitados recibieron sus narices rojas.

Dinero que destinaron a la investigación de Neurofibromatosis.

El baile no se hizo esperar,

se centraron en su canción pero no tardaron en ir a abrazar a sus niños y bailar con ellos.

Así fue su gran día

Maquilladora: Karmele Albistur

Ceremonia: Iglesia del Juncal

Restaurante: Sugarri Hondarribia

Fotografías en: Parador Hondarribia

Entrega

El color arena del desierto, la emoción y la picardía de ambos.

La sencillez, la elegancia, el detalle… todo debía verse reflejado en una entrega de cuento.

Y así fue. Un baúl hecho a mano en tonos areniscos que contendría los mejores momentos de su boda y postboda.

¡Gracias por elegirnos!




Si quieres un recuerdo único…