“Toda mujer debería tener una sesión de fotos cómo ésta.” Dijo Saioa al ver el resultado de sus fotografías.

Una sesión Boudoir muestra la intimidad sexy y seductora de una persona. Sea hombre o mujer.

Conocerse a sí misma a través de unas instantáneas que, buscando quedar únicamente para la protagonista,  en la mayoría de ocasiones desea compartir.

Además de afianzarse en seguridad,  estamos en un tiempo en el que la libertad parece asumida y sin embargo  sigue habiendo mucho tabú en ciertos aspectos.

La modelo, emocionada ante su primera sesión fotográfica,  nos muestra con ilusión el vestuario previsto.

Para un momento tan especial el lugar no podía ser otro que Villa Oasis  situada en pleno San Sebastian (Guipúzcoa). La sonrisa de Saioa ya surge ante los primeros comentarios.

Nos ponemos manos a la obra: Maquillaje, peluquería, luces ¡Acción!


“Nunca medí el valor de lo mucho que podía llegar a echarte de menos. Ahora lo sé, lo descubro en el reflejo de los ojos que me observan Lo siento en momentos como éste, 

Y sin embargo resurge mi sonrisa, 

Tímida, escueta, 

íntima, 

decidida. 

Rememorando los retratos que me hacías 

decido observar otra realidad

en silencio, 

ante la luz tenue de un día sombrío. 

Me reencuentro sin querer, 

emergen sentimientos que, considerándolos útiles sólo al compartirlos, 

se vuelven imprescindibles en soledad. 

Sí… 

el miedo da lugar al humor 

y la intimidad se vuelve a mi favor 

sin saber que tú, eras yo.

El sol va creando siluetas, distintas por momentos, 

Hasta que, en el último minuto de su ardiente luminosidad,

da lugar a una noche repleta de enigmas y sensaciones al desnudo

que aún desconozco…”