María & Efrén se casaron en la misma ciudad en la que se conocieron, Irún (Guipúzcoa). Ella tenía claro que deseaba festejar su unión en la misma Iglesia en la que hizo 

la comunión: La Iglesia de Beterran. A partir de entonces nos dimos cuenta de que todo estaba calculado. Desde los detalles de los pañuelos para lágrimas de emoción hasta el photocall ambientado en películas de los 80 y 90.

La novia llegó en una preciosa Kombi Volkswagen Vintage. Él, amante del motor, lució unos gemelos con forma de volante. Todos ansiosos por ver llegar a la novia quedaron a la espera algunos curiosos mientras los demás subieron a tomar asiento para recibir a los novios. Tras la lluvia de color en forma de pétalos nos desplazamos al puerto pesquero de Fuenterrabía. Llegamos casi a 35 grados. Al finalizar el reportaje ansiaban brindar con sus invitados que les esperaban en el restaurante Laia en el mismo pueblo. Tras la comida se sucedieron un sinfín de sorpresas y regalos a familiares y amigos.

Y como colofón final bailaron…Las imágenes lo cuentan todo. Como no podía ser de otra manera ésta fue una boda de cine.

 

Entrega

Una boda ambientada en las películas de Grease, Ghost, La guerra de las Galaxias…

No podía recibir una entrega en la que no tuvieran protagonismo

unas buenas palomitas.

Éstas iban a ser de oro.

¿Y sus protagonistas?

Ellos debían estar en portada.

María & Efrén

Unos novios de cine

Una boda de película