Postboda en Zumaia

Soñar con un día especial durante tanto tiempo te da la ocasión de prepararlo al milímetro.

Sin embargo la PostBoda fue casi una sorpresa. Ella quería algo inolvidable, él, aún tímido, se dirigen hacia lo más alto de los Flysch de Zumaia.

Con algo de miedo por la altura ella se agarra a su marido y él la tranquiliza “No mires abajo, yo te sujeto.”

Esperamos a que bajara la marea para poder realizar las fotos de sirena que tanto ansiaba la novia.

Sin duda sería una de las fotografías que revelaría para que quedara patente en su habitación.

Terminaron contentos, muy contentos con el resultado a pesar del miedo y el chapuzón.


Si quieres un recuerdo único…