REPORTAJE FOTOGRÁFICO NIÑO

Volar… Éste pequeño de grandes ojos azules deseaba convertirse en piloto. Quedaba dormido abrazado a su avioneta imaginándose entre nubes de algodón.

Érase un Aviador Soñador

Rodeado de los más bellos aparatos voladores, Aimar sueña con tomar el mando de uno de ellos.

Observando los trazos de las avionetas en el aire como si un pincel sobre un lienzo en blanco trazaran una danza tenue, bella y sutil…


Aún pequeño en estatura pero grande en emociones

Se imagina a bordo de su aeronave Un vuelo sin rumbo

La trayectoria de un romántico del aire…

El sonido de un aeroplano llama su atención

“Pronto tendré uno de verdad.”

“Y surcaré los cielos.”

“Sin miedo a las fronteras.”

“¿Cómo se verá el mundo desde ahí arriba?”

“¿Grande como la luna?”

“¿O pequeño como una hormiga?”

Entre el sonido de los motores…

Y su deseo por volar…

Queda inmerso en un sueño profundo

El crujir de su chaqueta de cuero

Sus pasos firmes y seguros avanzan sobre un helipuerto abandonado

Su avioneta espera ser manejada

“Llegaremos lejos pequeña.”

Impaciente corre en su busca

Consciente de tener su primer tesoro entre manos

Inspecciona el terreno sobre ruedas

Se detiene un instante

Para medir las distancias de su primer vuelo

en un mapa antiguo que guardaba con mimo

desde su descubrimiento en un solar que quedó en el olvido

tras la Segunda Guerra Mundial

Brrrooouuuummmmm

“¿Éste cacharro no vuela?”

“¡Cogeré carrerilla!”

Brrrrrouuummmmmm


 “¡Ahíííí voyyy!”

“Yiiijaaaaaa ¡Qué viento!”


Si quieres un recuerdo único…